El Vítor




En ningún aspecto se hace tan presente la profunda huella que dejó la Orden de Santiago en los pueblos que fueron del Priorato de Uclés como en esta festividad del Vítor, celebrada en los ásperos fríos decembrinos. Los caballeros del Apóstol defendieron la Inmaculada Concepción de la Virgen María siglos antes de la proclamación del dogma, en el siglo XIX, y trasladaron esa sencilla certeza a lo largo de sus dominios. Cuesta encontrar una celebración más austera en la forma, y al mismo tiempo más profunda y visceral en la manera de ser vivida. Todavía mientras escribo estas líneas el estandarte de la Inmaculada recorre las calles de Horcajo de Santiago, en una singular procesión de un día entero de duración. Ninguna foto, ningún vídeo le hace justicia. Ni remotamente. Hay que estar allí y vivirlo.






































Comentarios

Entradas populares:


El Jesús de La Cierva


Septenario en Moya


San Julián del Tranquillo


Hogueras de la Cruz de Mayo. Cuenca