Entradas

Mostrando entradas de enero, 2019


Altomira, en la región de las nubes.

Imagen
"...Es tan alto aquel sitio que muchas vezes ve las nuves debajo de sí, y tan conbatido de vientos furiosos que suelen arrancar peñascos, i tan cubierto de nieves el Invierno que puede competir con el Libano, i tan distante de poblado, que el mas cercano estava una legua". Así describía fray Francisco de Santa María, cronista de la orden carmelita, la cumbre de la Sierra de Altomira, el año 1644.

Hace unos días, con las últimas luces de una corta tarde decembrina, subí a lo alto de la Sierra de Altomira, mirador excepcional sobre las Alcarrias de Cuenca y Guadalajara. Pese a lo apartada que está, se llega allí relativamente deprisa, y la pista de tierra que arranca del Puerto está en buen estado. Altomira tiene alturas modestas comparada con cualquier dorsal de la Serranía de Cuenca. Las máximas cumbres, Altomira y Atalaya, suman respectivamente 1183 y 1172 metros. Pero es que la Sierra de Altomira eleva sus contrafuertes casi cuatrocientos metros por encima del manto de coli…


El Jesús de La Cierva

Imagen
Hoy son las calendas de enero, y toca hablar de lo que creo que es, salvo error u omisión por mi parte, el último vestigio de una Januaria que puede rastrearse en la provincia de Cuenca.
Pero en el principio, fue el milagro. Como tal se lo oí contar, hace casi veinte años, a Jesús Mondaray, de edad de 70 por entonces, que lo había oído en repetidas ocasiones de su abuelo, Sinforoso Monsulén, finado a la edad de 93, pozo de sabiduría popular y cervato de pro, quien a su vez afirmaba haberla escuchado a sus mayores. La narración, salpicada entonces por comentarios de otros cuatro vecinos presentes, afirmaba que en el día de la fiesta del Jesús Bendito llegó al pueblo un matrimonio que había peregrinado una larga distancia, descalzos, para pedir el favor de la imagen. Uno añadió que procedían de Cañete; otro, corrigiéndole, de Salvacañete o quizás de más lejos aún. Vinieran de donde viniesen, la pareja ofrecía un aspecto tan lastimoso que los lugareños le hicieron corro al llegar a la pla…