Entradas

El Rincón de la Primavera

Imagen
  La toponimia serrana, casi siempre lacónica y práctica, de vez en cuando sorprende con algún destello de lírica, como este Rincón de la Primavera en término de Las Majadas, sobre los estrechos del Júcar. A unos 1300 metros de altura entre cumbres más elevadas, el nombre seguramente lo recibe por ser un verdinal , esto es, un paraje que verdea antes que otros tras el invierno y que tiende a mantenerse sin agostar por más tiempo en los calores del verano. Las fotos son de hace un par de días en una corta ruta de tarde, con un monte espectacular vestido de un verde radiante, florecido, bajo un cielo de feroces claroscuros. Es un lugar precioso, este pequeño pedazo de la Serranía de Cuenca, y de amplias perspectivas. Salvo una única excepción, ya no queda mucho de las huertas que una vez cubrieron el paraje, perfectos minifundios y obras maestras de orfebrería agrícola, que aprovechaban tierras razonablemente fértiles y la abundancia de manantiales. Eso sí, sigue habiendo mucho ganado,

Ángeles Gasset y la iglesia de Arcas

Imagen
     He de reconocer, y con no poca zozobra, que conocí a Ángeles Gasset el día en que… casi me atropella. De esto hacen cuarenta y pico años de nada, y el que escribe era un párvulo zagal de los aledaños de la Plaza Mayor de Cuenca. No piense el respetable que el incidente fue del todo por mi culpa, yo que he tenido más sensatez de crío que de adulto. Es que en la calle de San Pedro de entonces había más gente y mucha menos circulación, y mucho más lenta que hoy en día. Además, a ver quién era el guapo que le atizaba al acelerador con la fila de coches aparcados a la izquierda (según se subía), corregida y aumentada con el camión de Julián Quejido estacionado (por decir algo) justo enfrente del Dulcinea, afamado establecimiento, sobresaliendo una cuarta del resto. Si a esto añadimos una acera como mandan los cánones (y no el actual bordillo matapersonas) lo de correr al volante tenía miga, qué duda cabe. Así que fue salir de entre dos coches sin mirar más que lo justo, ver un bólido