Entradas

Mostrando entradas de 2015


Treinta, o pocos más, desaforados gigantes...

Imagen
Molinos de viento de Mota del Cuervo y Campo de Criptana, en la más genuina de nuestras rutas manchegas. No deja de ser curioso (pero justo al fin y al cabo) que el sencillo artilugio que es un molino de viento se haya convertido, desde mediados del siglo XIX, en el emblema e icono universal de la mayor comarca natural española: la llanada manchega. En ello, por supuesto, Miguel de Cervantes tuvo mucho que ver. Cervantes, y el asombroso poder de los símbolos en el edificio del conocimiento humano.

Se ha hablado mucho sobre los orígenes del molino de viento manchego, desde la teoría que habla de un origen mediterráneo hasta la que defiende una procedencia centroeuropea. Seguramente, como suele ocurrir casi siempre en estos casos, el molino de la Mancha sea en definitiva un híbrido entre ambas.

Sobre los años en que aparece, parece claro que los primeros ingenios son bajomedievales, aunque los molinos de viento se multiplican por toda la comarca en una circunstancia climática muy concreta…


Los alfarjes del castillo de Belmonte

Imagen
De nuevo a la gran fortaleza belmonteña. Este es de los monumentos provinciales que no importa visitar una y otra vez, tanto por su ingente valor artístico como por la meritoria restauración que lo ha sacado de su calamitoso estado anterior y que todavía continúa. Espléndida puesta en valor que tanto contrasta, por cierto, con toda una panoplia de horrorosas intervenciones que en los últimos años han desfigurado buena parte de la arquitectura militar de la provincia de Cuenca. "Quod natura non dat, Salmantica non prestat", que diría mi entrañable don Vicente. Pero estamos con Belmonte, y hoy toca mirar arriba. En el castillo de Belmonte hay techos de dos épocas bien distintas: de la etapa de construcción de la fortaleza (entre 1456 y 1473, año en que la obras se interrumpieron); y de la profunda restauración del siglo XIX a cargo del arquitecto Alejandro Sureda y ordenada por Eugenia de Montijo, que se pulió en la fortaleza de sus mayores la escalofriante cantidad de seiscie…


El Paisaje Ilustrado en Huerta del Marquesado

Imagen
Después del Paisaje Ilustrado en su pueblo natal, el genial pintor y escultor valdemequero Luis Zafrilla nos sorprende con una nueva entrega de su arte en la cercana localidad de Huerta del Marquesado. Acero cortén y pintura para recrear, con un acusado realismo dotado de espontaneidad y gracia, escenas de las labores que fueron y otras de nuestros días, como la actividad turística por la que la localidad apuesta con fuerza. Y sin olvidar el trágico acontecimiento de la historica contemporánea de Huerta: el accidente de aviación del año 1959 en el Collado Bajo.


















Otoño en el río Vencherque

Imagen
El Vencherque (que más que río es arroyo cantarín) es un diminuto afluente de la margen izquierda del Cabriel. Nace a los pies de la Cabeza Agudilla, cerca de la ermita de la Virgen del Remedio en término de San Martín de Boniches. A lo largo de sus 15 kilómetros de recorrido atraviesa el término de Villar del Humo casi de parte a parte, discurriendo bajo la propia localidad. Su recorrido es una sucesión de pequeños estrechos y cerradas vegas con rincones no demasiado fragosos, pero muy amenos. En término de Villar del Humo existen dos cortos itinerarios fluviales (2,7 y 2,1 kilómetros) señalizados por la ribera del río. Las fotos son del tramo inferior, aguas abajo de la población, en el estrecho del Molino de la Hoz. Es un lugar encantador en cualquier época del año, pero ahora, con el color otoñal, tiene algo de mágico.