Un paseo por Villaescusa de Haro





Paseando por las calles y rincones de Villaescusa de Haro. En sus orígenes Villaescusa se llamó Fuentebreñosa, aldea del manchego Señorío de Haro que fundara Don Diego López el Malo (o el Bueno, según se mire), señor de Vizcaya y áulico del rey Alfonso el de Las Navas. Luego fue Haro la Nueva cuando Haro, la cabeza de tierra, se despobló por las miasmas palúdicas que infestaban las márgenes pantanosas del Záncara. Y la actual Villaescusa. Villa porque la hizo el maestre de Santiago, el cascarrabias de Don Fadrique, allá por 1349; y excusada de pechas y tributos por los Reyes Católicos, en compensación por la mucha sangre que costó a sus vecinos alzar pendón por la reina Isabel en pleno corazón de los estados de otro Diego López, pero Pacheco en este caso, el segundo marqués de Villena. Y engrandecida por los Ramírez, prole del Hidalgo Benito, de la casa de los reyes de Navarra, primero Ramírez de Haro, y luego de Fuenleal, de Arellano, de Sedeño... o de Villaescusa y sanseacabó. Y hoy villa monumental con casonas, patios, pósito, reglamentarios conventos, frustrados generales estudios, antiquísima fuente nacida entre breñas y una iglesia magnífica en la que uno se fijaría más si no fuese porque la mirada corre rápida hacia la filigrana de la Capilla de la Asunción y su retablo etéreo, ensoñación del obispo Diego Ramírez, nacido para todo lo grande. Pero de la Capilla de la Asunción hablaremos otro día. Entrañable Villaescusa...




Torre de la parroquia de San Pedro. 


Retablo de la Capilla de la Asunción.


Crujía de la inconclusa universidad 






Retablo de la Capilla de la Asunción. Detalle. 


Tapiales y encalados manchegos...ambos a extinguir. 


Iglesia parroquial de San Pedro Apóstol.


Patio del Palacio de los Ramírez, conocido popularmente como "La Casa Grande".




Pósito.


Pósito. Escudo del obispo Diego Ramírez de Fuenleal, que promovió la obra.



Reja de la Capilla de la Asunción. Detalle.


La "Fuente Romana"


La "Fuente Romana" 


Óculo en la "Fuente Romana"


Lavadero.




Ramírez de Fuenleal. 




Parroquia de San Pedro. Columnaria de cuatro fustes. 


Convento de Justinianas.




Los emblemas de Diego Ramírez y la orden dominica en la Portada de la iglesia del Convento de Santa Cruz. 




Retablo mayor. Predela. 




Órgano. Iglesia de San Pedro.




Capilla de la Asunción.


Cúpula de casetón de la sacristia de la Capilla de la Asunción.


Diego Ramírez de Villaescusa en actitud orante, auspiciado por San Julían. Retablo de la Capilla de la Asunción.

Comentarios

Entradas populares:


El Jesús de La Cierva


Septenario en Moya


San Julián del Tranquillo


Hogueras de la Cruz de Mayo. Cuenca