Las dos cascadas de El Vallecillo



En este día de horno de plena canícula de un año seco como pocos se recuerdan, no resulta fácil encontrar en nuestras sierras ibéricas lugares donde todavía escuchar el rumor de los saltos de agua. Aún no ha comenzado agosto y ya han fallado muchas de las cascadas de la Serranía de Cuenca, y otras da grima verlas. Pero como conocimiento no hay mucho, insensatez sobra y la ilusión no falla, hoy nos hemos ido de ruta con el propósito de holgar y refocilar en gélida poza serrana. Después de contemplar con estupor el Cabriel seco en la Tejería de Salvacañete (como es sabido lugar de baño de serranotes, pues las serranotas se retiraban aguas arriba), hemos recalado en dos valores seguros: la cascada del Molino de San Pedro, y la cascada de la Herrería, justo debajo de los Ojos del Cabriel. Y es que si falla este manantial, sí que apaga y vámonos. No iban los manaderos muy ufanos y pujantes, pero más que suficiente. Omito describir lo que ha acontecido después de tirar estas fotos, con esa preciosa agua de color verde tiritera. Uff... me ha vuelto a entrar el frío sólo de recordarlo. Voy a encender el radiador...



Cascada del Molino de San Pedro


















Cascada de la Herrería, justo bajo el Ojo del Cabriel















Comentarios

Entradas populares:


El Jesús de La Cierva


Septenario en Moya


San Julián del Tranquillo


Hogueras de la Cruz de Mayo. Cuenca