El Castillo del Saladar (Pajaroncillo)




O también Castillo de las Hoyas, del Cañizar, de Pajaroncillo... que todos esos nombres recibe. La Serranía de Cuenca, como las vecinas de Molina y Albarracín, se prodiga bastante en estos cerros-torre de arenisca rodena, auténticas fortalezas naturales, ocupados desde época inmemorial y habitualmente sitios espectaculares por su ubicación y perspectivas. Éste de Pajaroncillo es de los más conocidos, sobre todo por su impactante estampa desde el valle del Cabriel y la carretera nacional, desde la que no puede pasar desapercibido y ofrece su imagen habitual, que no incluyo aquí por ya muy manida.

El lugar tiene un continuo de ocupación que incluye Bronce Medio, Hierro I y II y una amplia secuencia medieval. A los pies del peñón, auténtica acrópolis castreña, se delimita un amplio despoblado. En la cima, que se estructura en tres plataformas, se conservan restos de fortificación medieval y tres aljibes circulares, de época imprecisa. La perspectiva desde la plataforma superior, sobre la Hoz del Cabriel, el Cañizar y el cercano enclave del Castil de Cabras, es magnífica.

La subida a la plaforma superior supone dos tramos de trepada, para los que hace falta una cierta agilidad. Se recomienda portar material para montar un seguro de cuerda (hay un par de anclajes instalados). La visita se completa con las inmediatas Corbeteras de Pajaroncillo y el campo de enterramientos tumulares del barranco del Saladar, vinculado a nuestro enclave. Un buen lugar para emplear toda la santa mañana, si señor. El lugar tiene una vegetación sensible, además de enclave arqueológico. Cuidadlo todo, por favor. Ah, y no olvidemos el reposo del guerrero en las bonitas localidades circundantes. Reciprocidad turística se llama.




La torre de arenisca rodena que constituye el área superior del yacimiento y auténtica acrópolis defensiva. A sus pies, restos de construcciones y de una amplia muralla que protegía el enclave. 


Un paisaje de torres y agujas de arenisca, un hermoso resultado de la tectónica y la erosión. 


Estructuras defensivas medievales en la plataforma superior. Muy probablemente sean obra islámica. 


Fisura de subida a la plataforma superior. Aún son visibles los encastres para la estructura de madera que facilitaba el acceso. 


Plataforma superior de la torre rodena. 


Aljibe en la plataforma superior. 


Aljibe. 


Aljibe. 

Valle del Cabriel desde la platafoma superior, hacia el NE. Al fondo, las Casas del Cañizar de Arriba, instalaciones de la antigua Resinera. 


Roquedo en las inmediacios de Las Corbeteras. 


Túmulo de la Edad del Hierro, en las inmediaciones. Sin duda parte de la antigua necrópolis vinculada al asentamiento castreño. I Edad del Hierro. Martín Almagro Gorbea los excavó en los años 70. 




Corbeteras de Pararoncillo. A kilómetro y medio del castro, e inmediatas al complejo tumular, son el perfecto complemento a la visita.


Una pequeña y encantadora "ciudad encantada" de la arenisca rodena. 







Comentarios

Entradas populares:


El Jesús de La Cierva


Septenario en Moya


San Julián del Tranquillo


Hogueras de la Cruz de Mayo. Cuenca